Una novela aterradora pero esperanzadora sobre el cambio climático (Bill Gates)

El Ministerio del Futuro, de Kim Stanley Robinson.

Por Bill Gates| 06 de junio de 2022 4 minutos de lectura

El año pasado, tras la publicación de mi libro sobre el cambio climático, varios amigos me dijeron que debería leer una novela titulada El Ministerio del Futuro, de Kim Stanley Robinson. Pensaron en ella, dijeron, porque explicaba con gran detalle algo a lo que yo sólo dedicaba un capítulo en mi libro: las consecuencias de no afrontar seriamente el cambio climático. Explicaba bien la ciencia, contaba una gran historia y tenía un final sorprendentemente esperanzador.

Una novela aterradora pero esperanzadora sobre el cambio climático (Bill Gates)
Una novela aterradora pero esperanzadora sobre el cambio climático (Bill Gates)

Por fin tuve tiempo de seguir el consejo de mis amigos a principios de este año, y me alegro de haberlo hecho. El Ministerio del Futuro hace un trabajo mejor que cualquier otro libro que haya leído en cuanto a representar, de forma dramática pero realista, cómo las altas temperaturas pueden literalmente matar a la gente. Al igual que mucha ciencia ficción dura -pienso en alguien como Neal Stephenson, cuyos libros me encantan- explica muy bien la ciencia. Y aunque no estoy de acuerdo con todas las cosas que la gente hace en la novela para abordar el problema, tiene muchas ideas intrigantes.

El Ministerio del Futuro comienza dentro de unos años durante una histórica ola de calor en Uttar Pradesh (India), donde Frank May, un cooperante estadounidense, hace todo lo posible por salvar vidas. Pero no está funcionando. A medida que pasa un día tras otro sin que baje la temperatura ni la humedad, la red eléctrica acaba cediendo, convirtiendo la vida en un infierno para todos los que viven en el estado del norte de la India.

Desesperados, muchos corren al lago más cercano con la esperanza de que les alivie, pero su agua también es abrasadora. Al final de la ola de calor, más de veinte millones de personas han muerto, y Frank apenas ha sobrevivido.

Es una escena tan desgarradora como cualquier otra que haya leído en un libro de ciencia ficción, porque los acontecimientos que se describen en él podrían perfectamente tener lugar en el mundo real. No creo que en los próximos años vayamos a vivir olas de calor tan largas o graves como la del libro. Pero si no reducimos decididamente las emisiones de carbono y acabamos por eliminarlas, en las próximas décadas podríamos ver perfectamente días sucesivos en los que se produzca una combinación mortal de temperaturas extremadamente altas y alta humedad. (Sólo el mes pasado, algunas partes del norte de la India experimentaron temperaturas de alrededor de 60 grados Celsius, o unos 140 grados Fahrenheit).

Pero este no es un libro desesperanzador. A lo largo de los 106 (¡!) breves capítulos de la novela, Robinson presenta una historia estimulante y atractiva, que abarca décadas y continentes, repleta de ideas y personas fascinantes.

Junto a Frank, otro personaje principal es Mary Murphy, una diplomática que dirige el ficticio Ministerio del Futuro, una organización formada por las Naciones Unidas cuando los firmantes del Acuerdo Climático de París no cumplen sus objetivos. Su misión es "abogar por las futuras generaciones de ciudadanos del mundo, cuyos derechos, definidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, son tan válidos como los nuestros". Lo que realmente significa es que están encargados de hacer todo lo posible para luchar contra el cambio climático y salvar a la humanidad. Y al final del libro -sin desvelar demasiado- encuentran algo de éxito.

En la historia de Robinson, no hay una única solución al cambio climático, al igual que no la habrá en el mundo real. En lugar de ello, entrelaza historias sobre muchas políticas e innovaciones nuevas, todas las cuales funcionan juntas para evitar el desastre. Algunas de estas ideas son realmente intrigantes, como la del propio Ministerio del Futuro. Si queremos hacer frente al cambio climático, nuestras instituciones políticas tendrán que empezar a hacer lo que hace el Ministerio: actuar en nombre de las generaciones futuras.

Otra idea importante que aparece en el libro es el carboni, una nueva moneda de reserva respaldada por los principales bancos centrales del mundo y diseñada para incentivar la descarbonización. Las empresas reciben un pago en carbonos cada vez que eliminan carbono de la atmósfera o evitan que salgan más emisiones.

Es una idea interesante. Crear carbonos equivaldría a poner un precio al carbono que refleje el daño que causa, lo cual es una idea que apoyo. Pero también tiene sus inconvenientes, porque es una solución de suma cero que exigiría a la gente hacer concesiones con recursos finitos. Puede que te anime a dedicar tu vida a la eliminación del carbono en lugar de, por ejemplo, ser profesor o agricultor. Esa compensación tiene un coste: la sociedad acaba teniendo menos profesores o un sector agrícola menos productivo.

Me gustaría que Robinson hubiera dedicado más tiempo a soluciones amplias que nos permitan llegar a las emisiones cero al tiempo que ayudamos a la gente a salir de la pobreza: mejores semillas que no requieran tanto fertilizante y que puedan soportar los cambios de clima, o formas de crear cemento y acero sin emitir carbono.

Artículo Traducido del ingles: A scary but hopeful novel about climate change

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Anuncio

Anuncio

Formulario de contacto