¿Por qué mueren los niños? Artículo escrito por Bill Gates (Why do children die?)

Por Bill Gates| 06 de septiembre de 2022 5 minutos de lectura

La pregunta más difícil que he tenido que responder.

Hace veinticinco años, me encontré con una pregunta en la que he pensado literalmente todos los días desde entonces: ¿Por qué mueren los niños? Antes de contarles lo que me llevó a este misterio, quiero reconocer que la mortalidad infantil no es un tema fácil de tratar. Como padre, no puedo imaginar lo que sería perder a un hijo. Resulta chocante incluso ver las palabras "niños" y "morir" en la misma frase.

¿Por qué mueren los niños?
¿Por qué mueren los niños?

Pero creo que "¿por qué mueren los niños?" es una de las preguntas más importantes. Es difícil pensar en una medida de cómo va una sociedad que revele más que si está protegiendo a sus niños, y especialmente a sus niños más vulnerables. Y cuanto mejor comprendamos por qué mueren los niños, más podremos hacer para salvarlos.

La buena noticia es que el mundo ha hecho un progreso fenomenal en este ámbito en las últimas décadas. Desde 1990, el número de niños que mueren cada año se ha reducido a más de la mitad. Si el progreso en materia de mortalidad infantil es una buena medida del estado del mundo, entonces -a pesar de los enormes reveses mundiales de los últimos años, incluido el COVID-19- el estado del mundo ha mejorado espectacularmente. Y en base a lo que sé sobre las innovaciones que aún están por llegar, podemos esperar aún más progresos en los próximos años.

Mi introducción al tema se produjo hace 25 años, cuando leí un artículo del New York Times sobre los problemas de salud causados por el agua potable en los países de ingresos bajos y medios. Me sorprendió saber que cada año 3,1 millones de personas -casi todas ellas niños- morían de diarrea, a menudo por haber bebido agua contaminada. ¿La diarrea mata a 3,1 millones de niños?, pensé. Eso no puede ser cierto, ¿verdad? Pero lo era.

Tenía que saber más. ¿Qué otras grandes desigualdades desconocían?

Leí todo lo que pude encontrar sobre salud mundial y hablé con todos los expertos que pude. Aprendí que los investigadores definen la mortalidad infantil como la muerte de cualquier persona menor de 5 años. Utilizan esa edad porque los primeros cinco años son la época más arriesgada de la infancia, cuando los niños son más vulnerables.

Conocer la historia de la mortalidad infantil me ayudó a contextualizar las estadísticas. En 1950, murieron unos 20 millones de niños. En 1990, la cifra se redujo a 12 millones de niños, a pesar de que nacían más bebés. En el año 2000, la cifra había descendido a menos de 10 millones. En 2019, estaba por debajo de los 5 millones. Prácticamente todas estas muertes se producen en países de ingresos bajos y medios.

Así que la siguiente pregunta fue: ¿por qué morían tantos niños?

Alrededor del 18% de las muertes fueron causadas por enfermedades no transmisibles, como el cáncer y los problemas cardiovasculares. La gran mayoría -el 82%- de las muertes se debían a enfermedades transmisibles, como la diarrea y el paludismo, y a problemas de salud de las madres, agravados por factores de riesgo como la malnutrición. (Esta proporción de 18:82 sigue siendo válida hoy en día).

Por un lado, esto era desgarrador. Los peores asesinos eran cosas que la gente de los países ricos consideraba sólo un episodio desagradable (como la diarrea) o que ya no experimentaban en absoluto (como la malaria). En otras palabras, aunque era obviamente cierto que los niños morían a causa de enfermedades mortales, eso era sólo una parte de la explicación. También morían por el lugar donde habían nacido.

Por otra parte, era alentador saber que una parte tan grande de las muertes era evitable. Cuando vi el desglose de las enfermedades, pensé: Esta es nuestra hoja de ruta. Esto es en lo que debería trabajar la Fundación Gates. Con el equipo, los socios y la financiación adecuados, podríamos ayudar al mundo a recorrer la lista, persiguiendo sistemáticamente a los peores asesinos. Las soluciones que ya existen podrían hacerse más asequibles y llegar a la gente de los países de bajos ingresos. Las que no existían podrían inventarse.

Esta es la tabla tal y como se ve hoy en día:

¿Por qué mueren los niños?
¿Por qué mueren los niños?

Como se puede ver, la neumonía es la principal causa prevenible, pero la historia aquí es la de un progreso real. En el año 2000, se cobró la vida de más de 1,5 millones de niños, pero en 2019, la cifra era de unos 670.000; sigue siendo una cifra horrible, pero se ha reducido en más del 55%. La innovación relacionada con la neumonía que se está llevando a cabo hoy en día es tan emocionante que hice un post y un vídeo aparte sobre ella.

La diarrea es otro ejemplo de progreso. En dos décadas, su número de muertes se ha reducido en un 58%. Una razón clave es el uso de intervenciones de baja tecnología como la solución de rehidratación oral (agua azucarada, esencialmente), que repone los electrolitos perdidos. Los gobiernos también pusieron en marcha programas de saneamiento a gran escala para reducir la propagación de bacterias. Y los científicos desarrollaron una vacuna asequible contra el rotavirus, y el mundo se unió para aplicarla. Entre 2010 y 2020, esta vacuna evitó más de 200.000 muertes. Para 2030, habrá evitado más de medio millón de muertes.

Aunque el número total de muertes se ha reducido a la mitad, las posiciones relativas de los tres principales asesinos no han cambiado. Son las mismas que en 1990: trastornos neonatales, neumonía y enfermedades diarreicas. Como se puede ver en este gráfico, en el cuarto puesto se ha producido un gran cambio. En 1990, lo ocupaba el sarampión, responsable de medio millón de muertes. En la actualidad, es el paludismo el que ocupa el cuarto lugar, no porque las muertes por paludismo hayan aumentado (de hecho, han disminuido), sino porque las muertes por sarampión han disminuido en un 87%.

¿Por qué? Por las vacunas. Desde el año 2000, Gavi, la Alianza para las Vacunas, ha proporcionado vacunas contra el sarampión a más de 500 millones de niños -medio billón- a través de la inmunización rutinaria y de campañas especiales de vacunación. (Este es sólo un ejemplo de la magia de las vacunas, aunque desgraciadamente las tasas de vacunación han disminuido debido a la pandemia y otros factores). Y es posible que el paludismo no ocupe el cuarto lugar en esa lista durante mucho tiempo, gracias a innovaciones como las vacunas contra el paludismo, la mejora de los mosquiteros tratados con insecticida y los cebos de azúcar.

Son muchos los grupos que merecen ser reconocidos por las décadas de progreso que he descrito en este artículo. Los países con una elevada carga de enfermedades han lanzado campañas de vacunación masivas, han reforzado sus sistemas sanitarios y han compartido las mejores prácticas entre ellos. Los países ricos aportan generosamente ayudas que apoyan estos esfuerzos. Las empresas farmacéuticas han aportado conocimientos técnicos y han hecho que los productos sean asequibles para los países de ingresos bajos y medios. Las fundaciones, incluida la Fundación Gates, han aportado fondos adicionales para ideas innovadoras. (En la fundación, tenemos personal y socios dedicados a cada trozo del pastel que ves arriba).

Aunque sigue siendo cierto que demasiados niños no llegan a cumplir los cinco años, el mundo avanza en la dirección correcta. Si todo el mundo sigue haciendo su parte, podemos avanzar aún más rápido y salvar aún más vidas. Debido al COVID y a otros contratiempos, el objetivo de las Naciones Unidas de volver a reducir las muertes infantiles a la mitad, por debajo de los 3 millones, para 2030, no se cumplirá, pero aún puede lograrse en la década siguiente.

En un momento en el que la guerra y la pandemia son noticia todos los días, es importante buscar motivos para la esperanza. La oportunidad -y la capacidad- de salvar la vida de los niños es sin duda una de esas razones.

Articulo traducido del inglés: Why do children die?

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Anuncio

Anuncio

Formulario de contacto