3 formas sencillas de mejorar tu energía y tu trabajo


Llenar el día de tareas puede tener un efecto perjudicial para tu energía y tu trabajo. Aquí tienes tres consejos para mejorar.

Todos tenemos esos periodos en nuestra vida en los que nos sentimos como si nos hubiéramos topado con un muro. Yo sé que lo he hecho. Todo lo que intentamos poner en marcha se topa con la resistencia. Una tras otra, las puertas se nos cierran en la cara. Estos obstáculos pueden resultar muy desmoralizadores, y con razón: Parecen muy injustos. Pero a pesar de que te sientas a merced de los acontecimientos, la respuesta no está en la culpa ni en el victimismo. Está dentro de ti.

3 formas sencillas de mejorar tu energía y tu trabajo
3 formas sencillas de mejorar tu energía y tu trabajo. Imagen proporcionada por Artur Tomaz Photography vía Flickr

Hace años que soy coach de negocios y conferenciante. En ese tiempo, he explorado numerosas técnicas, prácticas y modalidades. Éstas han ido desde retiros de escaneo cerebral y meditación al amanecer hasta la contratación de mentores empresariales muy caros de forma individual.

Una práctica que, a primera vista, podría parecer un poco "fuera de lugar", es alinear tus energías. Puede ser muy fácil descartar este tipo de cosas como un montón de tonterías hippies, e incluso si somos receptivos a ello, podemos sentir que es un lujo para el que no tenemos tiempo. Pero, ¿y si alinear tus energías y rejuvenecerlas te aportara más tiempo, claridad y energía?

Como les digo a mis clientes Si abres la puerta de tus sistemas de creencias y la dejas sin cerrar, te sorprenderá lo que llega a ti. No estoy hablando de abrirla de golpe y aceptar ciegamente todo lo que te digan. Estoy diciendo: No te pongas en el camino con cinismo y negación.

¡No seas el camino de más resistencia para el universo!

Puede ser difícil, lo sé, conectar los puntos con las prácticas esotéricas y los resultados finales. Como persona con mentalidad empresarial, probablemente te preocupan más las estrategias prácticas que te darán una ventaja competitiva.

Sin embargo, el problema es que sin estar alineado con los resultados que quieres para tu negocio, estás a merced de todo tipo de programación subconsciente que está dictando las cosas entre bastidores. Esto significa que probablemente no eres consciente de todas las formas en que te estás saboteando a ti mismo. Si alguna vez (como yo) te has alejado de una situación/oportunidad/persona, porque te sentías mal equipado para afrontarla, o tenías miedo de mostrarte como un fraude, entenderás lo que quiero decir.

Piénsalo así: Cuando eres la persona que se encuentra con alguien así, ¿cómo te sientes hacia ella? ¿Te sientes más o menos inclinado a ayudarles? Si alguien pone una fachada de "no creo en mí mismo", lo más probable es que consideres que ayudarle es una pérdida de tiempo. Es la naturaleza humana. Cuando alguien demuestra que tiene el empuje, el entusiasmo, el talento y la voluntad de aprender, irás hasta el fin del mundo por él.

Es muy fácil caer en la autocomplacencia una vez que conseguimos que nuestro negocio nos haga ganar un sueldo más que suficiente. El impulso para tener éxito más allá de nuestras necesidades puede empezar a decaer un poco. Si este es tu caso, quiero señalar en primer lugar que no debes sentir vergüenza ni culpa. Es perfectamente normal estar donde estás. Sin embargo, ahora que eres consciente de ello, se trata de lo que elijas hacer a partir de aquí.

No hace falta que creas en las cosas "de fuera" para reconocer que tu estado de ánimo afecta a tu día y a los resultados que obtienes a lo largo del mismo. Entra en una reunión sintiéndote malhumorado, y serás cortante con la gente. Hazlo, y no aventurarán ideas por miedo a provocar tu ira, lo que limitará la productividad de esa reunión.

Tu energía influye en los demás y en cómo se relacionan contigo

Teniendo esto en cuenta, aquí hay tres cosas sencillas que puedes hacer para cambiar positivamente tu energía y empezar a ver beneficios tangibles en tu negocio como resultado. Y no, no tienes que creer en lo esotérico para que funcionen.

1. Sonríe

Sí, lo siento. Sé que, para algunos de ustedes, éste va a ser el más difícil de reunir la energía. Cuando estaba en mi peor momento, sostener un bloque de motor sobre mi cabeza durante dos horas me parecía menos esfuerzo que esbozar una sonrisa. Sin embargo, el impacto que tiene en tu energía e incluso en tu fisiología es enorme.

La próxima vez que tengas un mal día o luches contra la fatiga, prueba a sonreír. Vete a algún sitio si te da vergüenza, pero lanza la mayor sonrisa que puedas y nota el cambio inmediato en tu energía. Es profundo, y te lo prometo: Si lo haces con regularidad, verás una gran mejora en lo que recuperas. Estarás menos estresado, con más energía y más productivo.

2. Sé amable con tu mente

Recuerdo que la estrella de Prison Break, Wentworth Miller, dijo esto en una entrevista hace tiempo, y realmente se me quedó grabado. Había sufrido terriblemente con problemas de salud mental y ataques de depresión. Gran parte de su recuperación fue aprender a hablarse a sí mismo con compasión y cuidado, como si estuviera hablando con un amigo o un ser querido.

A muchos de nosotros nos cuesta practicar el amor propio. Cuando cometemos un error o producimos un resultado imperfecto, nuestros primeros pensamientos suelen ser reprendernos a nosotros mismos. Nos decimos cosas como "¡Idiota! ¿Por qué has hecho eso?", "Nunca tendrás éxito", "No eres lo suficientemente bueno", etc. ¿Por qué nos hacemos esto a nosotros mismos? Nunca le dirías eso a otra persona (al menos, espero que no lo hagas).

Como dijo Miller, cuando esos pensamientos aparezcan en tu mente, trata de contrarrestarlos con lo que le dirías a otra persona. Dígase a sí mismo que está bien y que está haciendo lo mejor que puede, de buena fe y con las mejores intenciones. Date una charla de ánimo y sé amable. La vida ya es lo suficientemente dura como para que encima seas malo contigo mismo.

3. Respira antes de reaccionar

Somos bastante malos en esto, ¿verdad? Dado que la mayoría de nosotros pasamos la mayor parte de nuestra jornada laboral sentados, tendemos a encorvarnos y a respirar superficialmente. Esto es terrible para la oxigenación de nuestro cuerpo, y como resultado de ello (y de una dieta de alimentos cómodos y procesados), nos falta mucha energía.

Sin embargo, al igual que con la sonrisa, te animo a que practiques la respiración profunda a lo largo del día. Esto requerirá un poco más de delicadeza y práctica que sonreír, así que te recomiendo que busques algún trabajo de respiración guiada. Se necesita mucho tiempo y fuerza de voluntad para acostumbrarse a este tipo de prácticas, así que sigue con ellas. El otro beneficio de hacer una respiración controlada antes de tomar decisiones o reaccionar ante algo, es que estarás mucho más inclinado a actuar racionalmente. Al ser más objetivo y menos propenso a las acciones guiadas por el ego o las emociones, evitarás más casos de autosabotaje.

Articulo Traducido del inglés: 3 Simple Ways to Improve Your Energy & Your Work

Publicar un comentario

0 Comentarios